CALVINO.

La reforma religiosa calvinista llegará a ser el movimiento protestante de mayor fuerza, junto con el luteranismo, y tendrá particular influencia en Suiza, Francia, los Países Bajos, Hungría, Polonia, Inglaterra, Escocia y Norte América.
Juan Calvino (1509-1564) nació en Noyon (Picardía); estudió filosofía, fue clérigo, pero no sacerdote; se graduó en artes en la Universidad de París, en el Colegio Montaigu, y luego estudió leyes en las Universidades de Orleáns (donde aprendió griego y hebreo) y Bourges, regresando luego a París para estudiar letras humanas (estudios clásicos).
En 1533 ó 1534 tuvo Calvino una iluminación, según él repentina, pero que nunca explicó, dado su carácter reticente, a consecuencias de la cual replantearía su fe; en mayo de 1534 renunció a los beneficios eclesiásticos de que disfrutaba en Noyon, que le habían sido concedidos para que efectuara sus estudios; de ahora en adelante se adhirió a la doctrina luterana de la justificación únicamente por la fe, interpretándola como justificación por los solos méritos de Cristo, sin intervención alguna nuestra, y que por lo tanto es Dios quien nos salva o condena, de donde su doctrina de la doble predestinación, unos salvados y otros condenados y, consecuentemente, el rechazo de las indulgencias y las rogativas; negó asimismo la autoridad de la Iglesia y afirmó las Sagradas Escrituras como única regla de la fe.
Perseguido en Noyon fue puesto en prisión dos veces en 1534, huyó a Orleáns y de allí a París, pero temía ser apresado también allí, por lo que se dirigió a Estrasburgo y luego a Basilea, donde en 1535 escribió su obra fundamental, y la obra fundamental del protestantismo, las Instituciones Cristianas, cuya primera edición (en latín) apareció en 1536, año en que se dirige a Ferrara, vuelve a Noyon en 1536, vende todos sus haberes y parte definitivamente al extranjero. Se dirigió a Ginebra. En Ginebra, en 1535, el Consejo Comunal había introducido la reforma, prohibiendo la celebración de la misa y promulgando la obligación de todos los ciudadanos de "vivir conforme al Evangelio", lo que no era por todos bien recibido; en estas circunstancias llega Calvino a Ginebra y las autoridades lo convencen de dedicarse a la predicación, como lector de Sagrada Escritura, lo que acepta; posteriormente será nombrado pastor y desde el inicio es la efectiva autoridad religiosa suprema del nuevo culto; de inmediato sustituyó el culto católico por el reformado, para lo cual compuso y promulgó los Artículos de la disciplina eclesiástica ("Articles concernant l'organization de l'Église"), por lo cual se eliminaron las imágenes, la ornamentación de los templos, la misa; el culto se redujo a la predicación, a ciertas plegarias, la recitación o canto de los salmos y la cena, que se celebraba cuatro veces al año mediante una eucaristía, pero sin aceptar una presencia real de Cristo, sino simbólica: los fieles que fueran aceptados al rito por el consejo de ancianos, comulgaban bajo ambas especies, después de un rito penitencial público, como el que los católicos efectuamos al inicio de nuestra misa, con el Yo Pecador, el "Confiteor". Calvino, para educación de los feligreses, compuso un Catecismo, que se imprimió por vez primera en 1538 en Basilea; instituyó también un organismo de vigilancia de las costumbres, que tenía facultades para excomulgar a quienes no llevaran una vida conforme al Evangelio; surgió pronto el llamado partido de los libertinos, formado por quienes no aceptaban la tiranía teocrática, los que lograron el destierro de Calvino en 1538. Partió entonces a Estrasburgo donde se dedicó a enseñar Teología a los refugiados protestantes franceses; en 1539 hizo una segunda edición, en latín, revisada y ampliada, de sus Instituciones, a la vez que preparaba una edición de ellas en francés, que apareció en 1541, con importantes adiciones y de la cual, en vida de Calvino, hubo más de diez ediciones, cada una con variaciones. En 1541, precisamente, regresa a Ginebra, llamado por el Consejo de la ciudad, como salvador y reformador de la iglesia reformada y con poderes plenos en lo civil y lo religioso, que utiliza para establecer con inexorable rigor su reforma, Ginebra pasará a ser una ciudad puritana, como posteriormente se llamará a este estilo de gobierno y de cultura ciudadana.
Contrariamente a Lutero, Calvino no hace caso omiso de las buenas obras, sino que los predestinados, por una especie de imposibilidad de resistir la gracia, hacen buenas obras, en tanto que los réprobos, no; por lo tanto cabría, objetivamente, determinar quién es quién y el poder civil puede ser empleado para la difusión del reino de Dios; poder civil que, contrariamente al luteranismo, no está por encima de la Iglesia, sino sometido a esta y obligado a colaborar con ella en la obra de la fe. Estableció además una rigurosa inquisición (la más sangrienta después de la española, con más de 58 condenados hasta 1546). Por algo se dijo, en su tiempo, que Ginebra era la Roma protestante. El gobierno eclesiástico era ejercido por cuatro órdenes: pastores (este fue el único cargo que oficialmente ejerció Calvino), encargados de la predicación y cura de almas, quienes (llegaron a ser 19 en vida de Calvino) se reunían semanalmente bajo la presidencia de Calvino; ancianos, quienes actuaban como un cuerpo policial para verificar la vida y costumbres de los ciudadanos, y que se reunían una vez a la semana con los pastores, formando el llamado Consistorio que actuaba como órgano judicial en asuntos de idolatría, superstición, práctica del catolicismo, conducta civil o religiosa impropia, poseyendo poderes de excomunión y de consignación al brazo civil; fue por medio del Consistorio que Calvino pudo establecer el "terrorismo religioso" en Ginebra y hacer de la ciudad una ciudad puritana; diáconos, encargados del Hospital General de Ginebra, para la atención de enfermos, huérfanos, ancianos, locos y minusválidos, así como para la distribución de pan y otras formas de asistencia (solo temporal, no permanente) a los pobres; finalmente los doctores a cuyo cargo estaba la educación.
En 1559 Calvino fundó la Academia (hoy Universidad de Ginebra) para la formación de pastores de la Iglesia reformada, donde se enseñó a los futuros pastores latín, griego y hebreo. ¿Por qué esta enseñanza trilingüe? Fundamentalmente porque si las Sagradas Escrituras eran la fuente única de la fe, no lo iban a ser en cualquier traducción, que el Espíritu Santo no respalda a traductores, por lo que los protestantes se vieron obligados a ser lo que entonces se llamaba humanistas, es decir, filólogos para poder hallar la verdad religiosa que estaba en hebreo y en griego; en cuanto al latín, era la lingua franca de Europa y sin ella no se tenía uno acceso a la cultura. La Academia fue puesta bajo la dirección de Teodoro Beza, que luego sería el sucesor de Calvino en la dictadura religioso-civil propia del culto calvinista.
El calvinismo se difundió por toda Suiza, erradicando al zwinglianismo, pasó casi inevitablemente a Francia, pues muchos de los protestantes desterrados se formaron en el destierro bajo la dirección de Calvino. Para 1560, el culto de la llamada iglesia reformada se extendía por toda Suiza, parte de Francia, los Países Bajos, Hungría, Polonia y partes de Alemania. Sus fundamentos teológicos eran, a la vez, los más completos y sólidos de todas las sectas protestantes.