MINISTROS CHILENOS DEFIENDEN INVERSIONES MAPOCHAS EN EL PERÜ


Diversos sectores critican a representantes del gobierno que se aferran al TLC con Chile y a la política de “cuerdas separadas”.

Mientras diversos sectores políticos coinciden con el canciller José Antonio García Belaunde en que debe revisarse o evaluarse las relaciones comerciales con Chile si este país se rehúsa a investigar el caso del espionaje o no trata con la debida seriedad este caso, varios ministros del presidente Alan García parecen no haberse dado por enterados y defienden el Tratado de Libre Comercio con Chile y la entrega de Paita y festejan el éxito de LAN en el país, por lo que han sido calificados como prochilenos.

Las posiciones asumidas por varios ministros, de las que se han hecho eco también congresistas oficialistas, respecto a que revisar o dejar sin efecto el TLC con Chile pondría en riesgo las relaciones comerciales con ese país, fueron calificadas también como “vergonzosas” y “falsas” por destacados políticos.

Para el ex premier Carlos Ferrero Costa esa no es más que “una mentira grotesca digitada por el gobierno” porque si queda sin efecto el TLC seguirán vigentes el Acuerdo de Complementación Económica (ACE) 38 y el de Protección de Inversiones.

“Simplemente todo regresa a los convenios comerciales del 2006 que aún están vigentes. Eso no elimina convenios anteriores”, aclaró.

En declaraciones a LA PRIMERA, atribuyó esa mentira a que ministros como Enrique Cornejo (Transportes), Mercedes Aráoz (Producción), Rafael Rey (Defensa) y Luis Carranza (Economía), quienes han salido a defender el Tratado de Libre Comercio con Chile, y la política de “cuerdas separadas”

“no pueden dar la contra al presidente (Alan) García que firmó el tratado a espaldas del Congreso de la República”.

La solución, dijo el ex canciller, es sencilla y pasa por renegociarlo, pero el gobierno no lo hace porque no quiere admitir que se equivocó.

“Es vergonzosa la actitud de los ministros respecto a Chile”, anotó.

En la misma línea, el congresista Juvenal Ordóñez indicó que es falso decir que la anulación del tratado con Chile traerá consigo la disminución de utilidades para nuestro país o causará desempleo.

Es sembrar una cortina de confusión ante la opinión pública de ambos países.

Nada va a quedar desactivado, nadie va a confiscar empresas. (Decir que el TLC va a impedir el comercio con Chile) es el mismo argumento que dio la ministra Mercedes Aráoz en torno a la protesta de la selva al decir que eliminar los decretos legislativos rechazados por los nativos, iba a afectar el TLC con Estados Unidos.

Al final, se eliminaron los decretos y no pasó nada.

Con una revisión del TLC con Chile lo que se hará es fijar las nuevas condiciones comerciales, pero esta vez favorables a Perú”, enfatizó.

“La posición que asumen los ministros y algunos parlamentarios es prochilena y los peruanos la estamos rechazando”, agregó.

El panorama sombrío que las voces del gobierno quieren mostrar, dejando entrever que los más perjudicados seríamos los peruanos al dejar sin efecto el TLC, fue aclarado por el ex ministro de Comercio Exterior y Turismo, Alfredo Ferrero.

Dijo que el vecino del sur sería el que perdería más, de prosperar la propuesta de revisar o anular el TLC con Chile luego de conocerse el caso de espionaje al Perú.

Ferrero se declaró de acuerdo con reevaluar la relación integral con Chile, ya que no es una sola sino que todas confluyen y se retroalimentan (relaciones económicas, políticas, etc.) por lo tanto no pueden haber “cuerdas separadas”, agregó.

En tal sentido opinó que los inversionistas chilenos, al ser los más afectados con este impasse, son los primeros que deben sacar cita en el Palacio de La Moneda y pedir al gobierno chileno investigue el caso y tomar una actitud diferente, lejos de negar anticipadamente el espionaje.

El ex primer ministro Luis Solari dijo por su parte que Chile “ha dinamitado” el comercio bilateral, en desmedro de su propios intereses, al incurrir en el acto de espionaje denunciado.