SE DESANGRA ABANCAY

Un muerto, 45 manifestantes y 15 policías heridos, deja represión a protesta que demanda vacancia del presidente regional.


Un muerto y al menos 60 heridos sería el saldo de la represión policial a una gigantesca manifestación popular que hasta anoche, en medio del tronar de las balas y los estallidos de las bombas lacrimógenas, exigió la vacancia del presidente regional, David Salazar Morote, en la ciudad de Abancay.


El fallecido, de unos 23 años y sin identificar, se encontraba anoche en el hospital de EsSalud, indicó el Frente de Defensa de los Intereses de Abancay, al condenar la represión.


Los disturbios estallaron por la tarde, cuando la movilización, hasta ese momento pacífica, llegó a la plaza de armas y unos 300 policías enviados a controlar la ciudad, en huelga desde hace diez días, trataron de dispersar a los manifestantes con gases lacrimógenos y también a balazos, según el presidente del frente, David Zuluaga.


Los abanquinos respondieron con piedras y se desató un enfrentamiento que se extendió a las calles que circundan a la plaza, mientras el jefe del estado mayor de la policía, general Carlos Medel Vidal, indicó que “hay pobladores exacerbando los ánimos y han bloqueado y destrozado la carretera”.
Zuluaga replicó que fue la policía la que motivó el caos al lanzar las bombas lacrimógenas y disparar contra los manifestantes. Según el frente de defensa, los uniformados se desplazaron en ambulancias para sorprender a los manifestantes que, avanzada la noche, seguían ocupando las calles, sin refugiarse en sus casas, como buscaba la policía que hicieran.


DETALLE: Los alcaldes de cinco de las siete provincias de Grau, Antabamba, Cotabamabas, Aymaraes y Abancay, exigen la vacancia de Salazar, pese a que este aceptó acatar el presupuesto consensuado y reponer los fondos que había recortado a las demás provincias, en beneficio de Andahuaylas.


El acuerdo incluye gestionar recursos para financiar el nuevo hospital de Andahuaylas.