Canje de favores entre el gobierno y el fujimorismo


Los hechos calzan: el indulto a Crousillat, la exculpación del general Chacón y hasta llegar a un posible indulto a Fujimori.

Presidente de Comisión Waisman recuerda que mafia robó 5 mil US$ millones al país.

La investigación de la corrupción durante el fujimorismo fue a dedicación completa e incluso con el riesgo de sus vidas, pues el congresista Waisman reveló que sufrió dos atentados.

Las últimas medidas del gobierno que favorecen a personajes del fujimorismo, como el empresario José Enrique Crousillat, la exculpación del general Chacón y hasta el posible pretensión de indultar a Alberto Fujimori, responden a un aparente canje siniestro entre el partido de gobierno y la organización vinculada a Alberto Fujimori para dejar impune la corrupción perpetrada entre 1990 y el 2000, manifestó el congresista David Waisman, quien presidió la Comisión Anticorrupción que investigó los delitos cometidos en la dictadura y concluyó que la dupla que formó el ex dictador Fujimori con su asesor Vladimiro Montesinos y sus amigos le robaron al país aproximadamente cinco mil millones de dólares.

El legislador y ex vicepresidente de la República consideró que hay una suerte de intercambio de favores, un “dame que te doy”, entre el gobierno y el fujimorismo para que personajes que fueron acusados con pruebas de haber cometido delitos de corrupción y enriquecimiento ilícito en perjuicio del Estado, hoy estén saliendo en libertad y sin pagar sus culpas, a cambio del apoyo otorgado por los seguidores de Fujimori en todo este tiempo.

Hay una abierta actitud a favor de la corrupción, agregó, pues de otro modo no habría ninguna razón para que se permita la salida de una persona que cobraba más de 600 mil dólares mensuales por vender la línea editorial de su canal al gobierno mafioso de Fujimori-Montesinos.

Ahora sale indultado y encima no paga la reparación civil, señaló, refiriéndose al sorprendente indulto otorgado al ex dueño del Canal 4, José Enrique Crousillat.

El ministro de Justicia, Aurelio Pastor, aclaró que el indultado debe pagar de todas maneras.

Waisman dijo tener un sentimiento de frustración al ver que a esa medida se suman otras más que revelan un abandono total de la lucha contra la corrupción, después del enorme esfuerzo que significó investigar las modalidades de la corrupción fujimontesinista y a los personajes que se involucraron con ella.

Un gran roboLa comisión que presidió Waisman inició su labor en noviembre del año 2000, después de la aparición del video Kouri-Montesinos que develó la gran corrupción del gobierno de Fujimori e investigó por espacio de nueve meses, de día y de noche, los presuntos delitos de enriquecimiento ilícito, narcotráfico, lavado de dinero, tráfico de armas y corrupción de funcionarios que habrían ocurrido, vinculados al ex asesor.

Lo que descubrió fue mucho más de lo imaginado, ya que, según recuerda el parlamentario, de los cinco mil millones del robo perpetrado al país, el monto que se atribuye al dúo Fujimori-Montesinos ascendió a dos mil millones de dólares.

“Solamente en la compra de los 19 aviones Mig 29, que no sirvieron para nada al país, estos personajes cobraron una comisión de 569 millones de dólares”, anotó.

Después de levantar secretos bancarios, tributarios y de cuentas en el extranjero, se denunció a 300 personas con pruebas de actos de corrupción y se elaboró un documento de la histórica investigación de más de un millón de folios, que, sin embargo, está abandonado en el Congreso.

El director ejecutivo de Transparencia, Percy Medina, también llamó la atención sobre el decaimiento del interés gubernamental para luchar contra la corrupción después del esfuerzo muy sostenido que se imprimió a este objetivo, después de la caída del régimen corrupto.

Para el analista Carlos Tapia, el evidente acuerdo de apristas y fujimoristas para acabar y neutralizar todo lo que queda de la lucha anticorrupción, responde a su común identificación con el esquema de liberalismo salvaje que se aplica actualmente y del cual todos sacan ventajas.

Responsabilizó a García de encabezar una gran alianza con distintas opciones electorales para enfrentar a Ollanta Humala y lograr una impunidad que le permita candidatear nuevamente en el 2016.