Llore con ganas

Una extraña combinación entre Saramago y Burton. Buena la dirección; y aunque el argumento ya está muy sobado, cumple con su cometido.