Caos

Efectivamente, este día mi cabeza está hecha un mar de porquerías, por mi mente pasa la tipificación de Schutz, los gorros de bender, una cerveza fría y vicentico. A nada le pongo atención porque nada es suficientemente interesante para poderme centrar en eso. Cierro los libros, me quito los audífonos, escucho gente cantar, mudos, sordos, como en sordina, están cantando para ellos pero yo los