Sueño 7 ?


Por algún motivo que me empeño en
poner en lo académico, tengo que viajar a Indiana. En esa ciudad no conozco a
nadie, de hecho, y esto es verdad, no tengo un inglés académico para ir a
ninguna universidad y eso me da pavor. Un día comentando con los amigos
descubro que mi ex gran amigo del alma, R, vive en Carolina del Norte. Ni
siquiera sé si eso es cerca de Indiana, pero decido hablarle y

golpes


Me asaltan unas ganas de terribles
de golpear y ser golpeado. Un tipejo como yo peleando con un cholo tatuado,
unos golpes en la cabeza con el puño, narices ensangrentadas, ojos rojos. A
nadie le extrañaría que un día te partan la madre –me dijo-

                Está
bien, pensé, en el fondo lo merezco, he destruido tanto que sí, va. Que tanto
son unos litros de sangre para los ríos de lágrimas

Senza parole


Hice una apología poética de la sangre en las paredes de mi
habitación, no la recuerdo, pero sé que estaba interesante, profunda. No
hablaba de asesinatos ni pasiones desbordadas, sino de banquetes interminables
y vinos del Rin traídos del duty free.

Recuerdo que en una frase estaban libros viejos de Torino y
trigonometría analítica. Había también una bañera llena de agua, un eureka, una
casa

Sueño 5


Mi padre me enseña cómo hacer un nudo de corbata. Tengo 30
años y adivina que el nudo que me hago es Windsor mal hecho, me corrige, lo
abrazo. No sabe porque el gesto afectivo, se le nota incómodo. Me dice que lo
haga frente al espejo y se va. Pero me dejó la receta del Windsor versión papá.










Miguelito´s Adiction


Conocí a Paco P. en el grupo de
autoayuda y control de adicciones al que ambos asistíamos, he de confesar que
debido a lo tétrico de las reuniones y al pésimo café que servían sólo fui a
una sesión. Paco P. es un exitoso ingeniero que maneja un auto negro, en esa
reunión conocí también a un gimnasta con una maestría en física que me pareció
más interesante que Paco, quien dicho sea de paso, me

Caos

Efectivamente, este día mi cabeza está hecha un mar de porquerías, por mi mente pasa la tipificación de Schutz, los gorros de bender, una cerveza fría y vicentico. A nada le pongo atención porque nada es suficientemente interesante para poderme centrar en eso. Cierro los libros, me quito los audífonos, escucho gente cantar, mudos, sordos, como en sordina, están cantando para ellos pero yo los

Sueño 4


Compay segundo me habla por teléfono, quedamos de vernos en
la habana, el lugar al que íbamos a huir. Llego al hotel central. Rubén Blades
me ofrece un daikirí y me cuenta la cansada historia de Hemingway, lo escucho.
compay no va a llegar está en un atasco en la autopista al sur, manda en su
lugar una guantanamera que vende maní.

Cambio euros por CUCs bailo toda la noche, Manú chao me
abraza.